Publicaciones etiquetadas con: Huelva

Algarve. Sierras y ribera del Guadiana

El Algarve serrano y la vega oeste del Guadiana.

“Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”. Pessoa

Serra do Algarve

Serra do Algarve

Una vez bordeada la costa atlántica de sur a norte, toca volver al este, pero esta vez lo haremos por el interior. Nos adentramos en un Algarve diferente al que hemos vivido hasta ahora. Nos despedimos de la costa bravía del Parque Natural del Suroeste Alentejano para adentrarnos en la serranía. Los caminos se adaptan tan bien al relieve de estas montañas, que el viajero, sin darse cuenta, se encuentra en el Pico da Foià, el techo del Algarve. A pesar de sus poco más de mil metros se convierte en el mirador natural de esta comarca, pudiendo contemplar tanto el litoral algarvio como la costa Vicentina y el vecino Alentexo. Y hacia la derecha la sierra de Monchique, una sucesión de olas montañosas azulinas que desembocan en la ribera del Guadiana, hacia donde dirigimos nuestras máquinas.

Serra do Algarve

Serra do Algarve

Nos vamos adentrando en el interior de las sierras, rumbo a la antigua capital musulmana del “al Gharb”: Sillves. Nos saluda desde el altozano de la villa un castillo de piedra roja, que da la falsa impresión de que esta recién construido con arcilla recién amasada.

La sierra do Caldeirâo, está trufada de tradicionales pueblecitos con su iglesia, su plaza y su café. Unos arrebujados en una ladera, otros en el fondo de algún valle, pero todos de casas blancas con los bordes azul cobalto. Un blanco que al viajero le recuerdan a las casicas de La Alpujarra. Ese “otro Algarve”, más desconocido, se extiende entre montes ondulados, combinando el verde de los bosques y los amarillos de las jaras.

Serra do Algarve

Serra do Algarve

Otro error de cálculo, hace que caigamos hacia Loulé, y que el camino se llene de curvas, de alcornoques, de matorrales y rudeza. Los caminos están rodeados de bosques de eucaliptos, rebosan de trajinantes pick-ups y se encuentran adornados de grupos de cigarras volantes. Los primeros, con sus residuos de hojarasca, hacen del camino un rally-raid. Los segundos, ejercitan la entereza anímica del piloto. Y la hermandad de las indolentes chicharras, que sobrevuelan atacando el casco del viajero, ponen el toque silvestre al periplo. Pero, de repente, como en una buena fábula, todo cuadra. Como si todo estuviera en su tiempo y su lugar preciso. Esa curva que se cierra súbitamente, esas hojas de eucaliptos en medio de la calzada, ese camión que hay que adelantar y levanta gravilla delante de la rueda de la RV, esas camionetas que vienen desbocadas en dirección contraria… La moto se adapta al piloto y, recíprocamente, el humano se aclimata a la afable y campechana máquina. “Todo está en el lugar y tiempo adecuado”. Es entonces cuando, por unos instantes, el viajero se ensimisma en su “motociclo-aventurilla” por tierras lusas.

Arribados a Cachopo, los parroquianos se arremolinan en una tasca al borde del camino, revoloteando alrededor de los argonautas (*) recién llegados, como las cigarras de la sierra: ociosos y curiosos a la vez. Lo tienen fácil con los fiesteros motorizados.

(*) véase segunda acepción del diccionario de la RAE.
Atardecer en Sanlúcar del Guadiana (desde Alcoutim)

Atardecer en Sanlúcar del Guadiana (desde Alcoutim)

Llegamos al Guadiana. Frontera. Dos pueblos en espejo: Alcoutim y Sanlúcar del Guadiana. Uno enfrente del otro. Casas blancas y castillos a ambas orillas. Historias de contrabando parejas a ambas riberas del río. En faenas, amores, desamores y risas, tampoco deben de ser grandes la diferencias.

Última noche en Portugal. Disfrutaremos por última vez de los aperitivos que te ponen antes del plato principal (el pâo com manteiga e sal, las azetinonas, el óleo, los queijos…),  y el viajero descubre que el lagarto ibérico no tiene escamas y está delicioso.

Guadiana (desde Alcoutim)

Guadiana

Vamos descendiendo por la vega lusa del Guadiana, por donde discurre una carreterilla bien pegada al río. El gran río da vida a las dos orillas, sin distinguir una de la otra. A pesar de encontrarnos algunas parroquias por el camino, da la sensación de ser un paraje agreste y poco domado. El viajero piensa en lo curioso que tiene que ser pasear al borde mismo de esta Raya, e ir saludando a caminantes de uno y otro lado, alternando idiomas hermanados. Y comprobar que rítmicamente cambia de hora, como si pudiera hacer un viaje en el tiempo, retrocediendo y avanzando según su gusto.

El viajero va a echar de menos este “otro mundo” que es Portugal. Porque, a pesar de estar tan cerca, es otro mundo. La paisanos no gritan y son amables y pacientes con el forastero. Los horarios son distintos y la gente se recoge antes en sus casas. Y en ocasiones parece que el tiempo se ha detenido, como cuando ves preparar a las pescaderas el producto recién traído del mar en el mercado de Aljezur; o cuando el pastor te saluda con nobleza desde el arcén camino de Alcoutim; o cuando te sirven la comida en un santiamén en Salir, porque las camareras y el cocinero también van a comer… Vuelves atrás a un tiempo donde todo era más franco y sencillo.

Castro Marim

Castro Marim

La última parada la haremos en Castro Marim. Las marismas que la rodean refulgen al sol de media mañana; ya huele a salitre de nuevo, aprieta la calor y las tierras se allanan. Una vez el camino se aleja ligeramente de la ribera del Guadiana, el viajero se siente repentinamente melancólico. Quizás sea por el calor. Quizás por lo inminente del final del viaje. Quizás por los recuerdos: los acantilados, los hostels, la cataplana, las Sagres… No queda más remedio que acudir de nuevo a la barcaza que nos conducirá de nuevo a Ayamonte. Antes le aguarda la brisa del Atlántico en el rostro, ya se ve de nuevo el mar. Solamente por eso, el viajero retoma la senda del buen humor.

Castro Marim

Castro Marim

El viajecillo en la barcaza me sirve para pensar en Portugal como la vecina apenas conocida que siempre tiene un poco de sal cuando más lo necesitas. Esa vecina que cuando haces una fiesta en casa, no solo no te llama al orden, sino que trae un buen vino de Oporto para tomarlo con todos los fiesteros. Y es que compartimos una frontera kilométrica, un pasado común y una historia semejante, pero vivimos de espaldas a este país. Y el viajero piensa que es a la vez un destino cercano, insólito por su espontaneidad y francamente accesible tanto por su cercanía como por sus precios. Sencilla y llanamente, han estado igual o más jodidos que nosotros y por ello todavía resultan accesibles al bolsillo del españolito medio.

Pero, querido lector, no me hagas mucho caso y, siguiendo la cita de Pessoa, te invito a que seas tú mismo el que veas y seas tu propio viaje.

Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Algarve. El litoral Algarvio

El litoral algarvio. La calle mayor N-125

“De Ayamonte hasta Faro, sin rumbo por el río, entre suspiros, una canción viene y va”. Cano

Fabrica[

Suzuki Van Van en Costa del Algarve

Mientras cruzamos el Guadiana hacia Vilareal de Sâo Antonio en la barcaza en la que nos hemos embarcado en Ayamonte, pienso en los tiempos (no tan lejanos), donde había una frontera por aquí. Una frontera que al cruzarla puedes apreciar la misma luz a un lado y al otro y, por ende, supongo que habrá las mismas ambiciones, esperanzas, inquietudes y frustaciones en las gentes de ambas orillas. A los únicos a los que no nunca les pedirán el pasaporte (y no tendrán ambiciones ni frustaciones) será a los peces que libremente surcan las aguas de esta frontera.

Así damos comienzo a una nueva aventura: recorrer el Algarve hasta llegar al “fin del de la Tierra” en el Cabo de San Vicente. El Algarve, del árabe al-Garb: “lo más al este”; con ese nombre, comienza bien el viaje. Y como hemos ganado una hora nada más cruzar la frontera, no podemos poner mejor colofón al comienzo de nuestra “aventura de Mattel”, que dar cuenta de una buena caldeirada de marisco,  con sus tres horas de sobremesa posteriores.

Costa Vicentina

Ayamonte desde Vila-Real do São Antonio

Nos echamos a la carretera de nuevo. En este caso, la Nacional 125 es la vertebradora de los caminos del sur del Algarve; transcurre paralela a la costa y se ramifica cuando quiere hacia las playas y los acantilados, que son infinitos en estos lugares. Como no podemos visitar todos los emplazamientos deseados -ya que no anda el viajero sobrado de tiempo-, elegimos acercarnos a algunos de ellos.

Costa Vicentina

Fortaleza de Cacela Velha

El primero será Cacela Velha, un pueblecito-fortaleza a tan solo unos kilómetros de la frontera. Una calle de casas encaladas con llamativos colores en su bordes te lleva al final del pueblo. Y desde la altura de su muralla se puede contemplar la barra litoral de la desembocadura del Guadiana y la ría de Formosa. Una línea de islas de arena y matorrales bajos frenan la bravura del océano y calman la llegada de olas a tierra firme. Entre el viajero y los islotes, transitan por las marismas pequeñas barcazas, que antaño portarían la pesca diaria y hoy trasvasan bañistas a la barra arenosa del litoral del pueblo de Fabrica.  Esta línea de costa “en dos partes”, con su marjal en medio, son típicas de todo el Algarve oriental, desde Castro Gordo a Faro.

Cacela Velha

Casas en Cacelha Velha

Cacela Velha

Calle típica de Cacela Velha

El viajero transita feliz por el campo minado en el que se ha convertido la N-125. El viajero comprende que es mejor seguir la línea central de su propio carril; no solo porque evitará los baches, socavones y raíles, sino porque así hará entender a los vehículos posteriores, que no desea ser adelantado en su misma banda longitudinal destinada al tránsito una sola fila de vehículos.

Costa Vicentina

Marjal de Fabrica

Cartel en Olhau

Cartel en Olhau

Paramos a pernoctar en Olhãu, una villa pesquera que contrasta con otros pueblos turísticos más elegantes del litoral algarvio. El viajero se alegra de callejear en horas nocturnas por el barrio de pescadores, un laberinto con auténtico dejo portugués y clara influencia morisca. Las ruas se encuentran desaliñadas, decoradas con graffitis y algún cartel vintage, y empedradas solo como los calceteiros portugueses saben hacerlo.

Antes de que nuestras Dunlop vayan rebotando de nuevo por las calzadas lusas,  investigamos las diferentes formas de preparar el café que existen en Portugal -más incluso que en España-. Tomando un café pingado o un galâo, el viajero no se puede resistir a tomar una nata: esas deliciosas tartaletas de hojaldre rellenas de crema de flan horneadas y ligeramente tostadas en su cubierta. 

Seguimos por la N-125 y, como es lógico y natural en nuestra marcha, nos vamos perdiendo entre tanto cruce, tanto desvío a la playa, tanta pequeña carretera, tanta señal de sendero hacia algún lugar pintoresco… Una especie de juego de la oca con muchas casillas y algunos premios. Siempre es igual en los sitios de costa… En una de estas, nos metemos en la carretera que bordea el aeropuerto de Faro y los aviones pasan rozando las marismas y a escasos metros de nuestros cascos. Más tarde, se acerca un carabinero motociclista de la Guardia Nacional Republicana, curioso de por sí o por obligación de autoridad, ya que varias motos paradas alrededor de una rotonda llaman un poco la atención. Todo se resuelve con un par de indicaciones de adonde dirigirse, un “¡Boa Viagem!” por parte del guardia y un “¡Obrigado!” de nuestra parte, que el agente agradece francamente al oírlo en su lengua oriunda.

Carvoeiro

Carvoeiro

Cataplana (Carvoeiro)

Cataplana (Carvoeiro)

La esfera de color cobre aterriza en la mesa, se abre con mimo, y de inmediato los aromas invaden el olfato y los colores recrean la vista. La cataplana de marisco hace su aparición, y el cítrico olor a cilantro estimula las papilas gustativas.  Si a esto le añades haber llegado a bordo de tu motocicleta un lugar como Carvoeiro, te crees “o rei do mundo“.

(Gracias a Sergio por la invitación)

Si el Algarve oriental, destaca por sus marjales, largos arenales y marismas, el occidental está formado por calas pequeñas rodeadas de altos acantilados, muchos de ellos grandemente erosionados por las poderosas olas que azotan esta costa. Uno de los lugares señalados de esta parte de litoral algarvio es la Punta da Piedade: un faro rodeado de acantilados de cobriza arenisca, moldeados por los vientos y la marea en ángulos imposibles, que contrastan con los tonos verdes y turquesa profundo de las aguas del Atlántico.

Ponta da Piedade

Ponta da Piedade

Nos vemos en el siguiente post.

Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un sitio web WordPress.com.