Pirenaicas de Navarra

Prepirenaica Navarra (2013)

Una ruta que nos lleva por el Prepirineo de Navarra, subiendo a Arangoiti.

Arangoiti

Por una carretera con el asfalto roto y entre pinares y hayedos, subimos a Arangoiti, donde se puede admirar una vista del pantano de Yesa y todos los Pirineos.

Arangoiti

Altamende recomendable con la RV

Desde Zugarramurdi a Isaba (2013)

Nos reunimos en Etxalar con ganas de ruta, como no podía ser de otra manera. Así que, para comenzar, aprovechamos el camino rural que se dirige desde esta localidad hasta Zugarramurdi, como principio de un fin de semana motero como mandan los cánones.

Ya en Zugarramurdi, nos dispusimos a cenar un buen chuletón con un poco de sidra (que ya veníamos caninos) una vez alojados en un albergue de brujas (no confundir con albergue para brujas). No sé si fue la sidra, el chuletón, la mezcla de ambas, o el hecho de dormir en el pueblo desde donde salieron las señoritas del akelarre, pero el caso es que, a la mañana siguiente a la hora del café, comentamos que habíamos tenido unos sueños un poco raros.

Con las primeras luces del día, aprovechamos para investigar una nueva carretera vanvanera, esta vez la que une Zugarramurdi, con el alto de Otxondo, con gran alborozo de ambos cascos, ya que es moteril al 100%. Tras llenar los depósitos y tomar un café en Elizondo, nos dirigimos al puerto de Izpegi, hasta llegar a la muga (frontera) con el país galo, descubriendo una nueva senda que corona el valle del Roncal.

Zugarramurdi

Desde allí nos dirigimos más al este hacia el collado de Sorogain, un paso pastoril entre fronteras, del que se tienen noticias desde los años primigenios, ya que es un lugar de pastos explotado por el hombre desde la antigüedad. Allí presenciaríamos la anécdota del día, aguanta hasta el final del video, y lo comprobarás. Así mismo podrás ver que por esta zona del norte de Navarra, se puede hacer agro-safari, sin bajarse de la moto.

Después de esto y como no habíamos quitado el apetito por rutear montañas (nos tira más que el monte a las cabras), nos dispusimos a subir el Alto de Ortzantzurieta (1.575 m) . Una pista semiasfaltada, que sale desde el Puerto de Ibañeta, nos llevaría a coronar una cumbre llena de nieblas y fríos Eolos, no sin antes gozar del disfrute de la misma ruta. A la llamada del apetito de verdad, nos dispusimos a comer en Burguete unas buenas alubias rojas en Txikipolit , ya que había que coger fuerzas para la jornada de tarde.

Tras el frugal y comedido almuerzo, nos adentramos hacia Orbaizeta, hasta llegar al collado de Azpegi, otro lugar de pastoreo y de paso natural hacia el otro lado de las fronteras. En ella se encuentran diferentes monumentos megalíticos por doquier (algunos dicen que son monumentos funerarios y otros que son “registros de la propiedad” de aquellas épocas: al levantar los cromlech trataban de decir que aquellas tierras eran propias de uno). Siguiendo la arista que delimita las fronteras políticas de oeste a este, se desarrolla una carretera (o pista asfaltada) que nos llevó hasta la cueva de Arpea, situado en un paraje de excepción.

Cueva de Arpea

Bajamos de nuevo hacia la zona de Orbaizeta, para completar nuestra ruta muelle (“subir y bajar”), y acercarnos al pantano de Irabia, moteando por la pista cementada de pago (2 lereles por casco), que atraviesa parte de la selva de Irati. Una vez fuera del hayedo, habíamos completado un tercio del recorrido planteado para esta jornada. Iba cayendo el sol y nos quedaban 70 km hasta la dormida en Isaba, así que nos dirigimos hacia el este por la ruta más corta (es decir, sin coger ningún desvío hacia pistas, carreteras, lugares varios, ni para hacer ninguna parada gastronómica más). Fue la ruta mas directa pero no la más aburrida, porque disfrutamos de las Abaurreas y el puerto de Lazar, hasta llegar a Isaba y descargar las maletas en el Hostal Lola, donde nos dieron una habitación con vistas.

Mañana nos espera una nueva ruta, por la parte más occidental del Pirineo de Huesca.

Anochece en Isaba

Pirineos entre Navarra y Huesca (2013)

Nos levantamos con una mañana fresquita, sobre los que se acercaban desde Huesca. Llegaron ateridos de frío, pero por estas latitudes hay que abrigarse bien si uno va a andar en moto, y más aún a las horas más tempraneras. Tras las risas y el café en Isaba, y una vez repostadas las máquinas en Urzainki, nos dirigimos hacia el valle de Belagua dispuestos a subir el Puerto de la Pierre de San Martín, justo en la frontera con Francia.

Valle de Belagua

Al principio del puerto, se encuentra la Venta de Juan Pito, y como dice el sabio, “las vistas se disfrutan mejor con el estómago lleno”; así que, no hay que desperdiciar las oportunidades y unos buenos huevos fritos nos sirvieron como almuerzo para combatir el frío mañanero. Eso sí Clay amigo, la próxima vez que quieras dejarte la cámara grabando durante el almuerzo, apunta hacia la mesa, para grabar las risas…

Veta de Juan Pito (subiendo a Belagua)

Rodando por el fondo del valle de Belagua ya se veía una boina de nubes agarradas en lo alto del puerto. Según fuimos subiendo hacia la zona del refugio, se fueron convirtiendo en una niebla densa, que nos hizo desistir de seguir hacia delante, ya que la visibilidad era escasa, tirando a nula. Una pena, porque desde la cima hay un recorrido con unas buenas vistas tanto del valle como de los picos cercanos. De esta manera, se nos queda apuntada en la agenda esta ruta, para volver otro día.

Bajamos de nuevo, y nos dispusimos a pasar hacia Huesca por una carretera que une el principio del valle de Belagua con la zona de Zuriza, por unos valles muy recomendables para disfrutar en moto. Desde la zona del camping de Zuriza y a través de una pista, llegamos a un pequeño circo.

Cerca de Zuriza

Nos dirigimos hasta el refugio de Linza, disfrutando del paisaje pirenaico, y de las curvas “a go-go”. Posteriormente, ruteando a través de un cañón y por una estupenda carretera vanvanera, llegamos hasta la Borda Chiquín para darnos un homenaje por los caminos disfrutados durante la mañana.

Tres moteros, tres.

Así, ya solo nos quedaba bajar a Ansó (o Vansó, como diría algún vanvanero) y desde allí, por la Foz de Biniés (maldita batería de la cámara, se tiene que agotar en el mejor momento) llegar a Berdún. Un cafete y nos despedimos para ir cada “mono a su jaula” (aunque los monos se fueron contentos, porque se disfrutaron de lo lindo y ya están preparando para salir de ruta de nuevo hacia parajes desérticos).


Selva de Irati- Larrau (2012)

Una ruta por la carretera que lleva a la selva de Irati y subida al Puerto de Larrau, donde mi cámara trasera del donuts de la RV se pinchó…

En el puerto de Larrau

En el puerto de Larrau

Selva de Irati

Selva de Irati

Recordar rutas es una buena manera de pasar el rato en esos días no aptos para moteros frioleros.

Hayedos en Quito Real (2011)

Cuando se alinean varias circunstancias, hay que aprovechar las oportunidades. Tener tiempo libre, una buena “meteo” (a pesar de estar casi en noviembre), y disfrutar haciendo una ruta en moto, son los ingredientes ideales para pasar un buen día.

Nos acercamos al Oronoz Mugairi, por la antigua carretera que sube por el Puerto de Belate (antes un carretera muy transitada, no obstante une Pamplona con la frontera francesa), pero que ahora es un camino ideal para disfrutar de la moto a tu anchas.

Tras una breve incursión por el Valle del Baztán, pero que nos deja con ganas de volver, nos encaminamos a franquear el puerto de Artesiaga. Una pequeña carretera, por el ancho de la misma), pero a la vez, una gran carretera por el disfrute que te puede dar, rodando plácidamente por sus curvas, y regocijándote en el paisaje que transcurre a nuestro alrededor. Lo mismo debían pensar los diferentes moteros que nos fuimos encontrando por el camino…

Posteriormente nos encaminamos a la muga con Francia, no sin dejar de deleitarnos con los hayedos de Quinto Real y de la subida al puerto de Urkiaga. Vuelta por la misma carretera, para bordear el Pantano de Eugui, no sin antes parar a tomar unos buenas comandas para hacer más llevadera la ruta.

Roncal, Larra, Belagua en Invierno (2011)

Rodadas VV

Rodadas VV

Una ruta motera muy aconsejable, sobre todo si hace buen tiempo, y a la vez ha nevado los dias anteriores.

Nos acercamos al Valle del Roncal por el puerto de las Cadenas, desde cuya cima podemos admirar parte de los Pirineos Occidentales (Navarra y Huesca).

Vistas desde el Puerto de Las Coronas

Vistas desde el Puerto de Las Coronas

Una vez en el Valle del Roncal, con temperaturas rondando los 0ºc, hay que remontar el río Esca, y una vez pasado Isaba, adentrarnos en el valle del río Belagua.

Valle del Roncal (Heladas)

Valle del Roncal (Heladas)

Valle de Belagua

Valle de Belagua

A través de una carretera llena de curvas, subiremos hasta el Col de la Pierre de Saint Martín (1802 m), justo en la frontera francesa. Por el camino admiraremos cotas como la del Lakora (1843 m.) o la del Otsogorrigaina (1920 m).

Lakora (1843 m)

Lakora (1843 m)

Otsogorrigaina (1920 m)

Otsogorrigaina (1920 m)

Col de la Pierre de Saint Martin (1802 m)

Col de la Pierre de Saint Martin (1802 m)

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: