Publicaciones etiquetadas con: Raposeira

Algarve. Sagres y la Costa Vicentina

Sagres y la costa Vicentina. La última frontera.

“Siempre es buena la libertad, hasta cuando vamos hacia lo desconocido”. Saramago

Costa Vicentina (Ponta da Carrapateira)

Costa Vicentina (Ponta da Carrapateira)

Según el viajero se adentra en Portugal, sus secretos van siendo descubiertos. Cuando recorres sus caminos ya no hay vuelta atrás, el Algarve va cautivándote poco a poco. Nuestro último destino en el mapa es el Finisterre del Sur. Una vez pasado Lagos,  el mundo se despide. Aún se aprecia algún lugar habitado por el camino, pero como “cortada a cuchillo”, desde aquí la civilización desaparece. Si no fuera por las casas de Raposeira, esto sería la soledad que existe en los últimos extremos de la tierra. Incluso la estrada N- 125 nos da un humilde adiós con su hito “km-0” en Vila do Bispo.

Motociclistas en fuerte de Sagres

Motociclistas en fuerte de Sagres

Llegamos a Sagres, a la fortaleza donde se supone que Enrique “el Navegante” estableció una escuela de navegación y de donde zarpaban los primeros exploradores portugueses; donde se inventó la carabela y se perfeccionó la nao; desde donde se despedían del continente los valientes que se adentraban hacia lo desconocido, la “Mar Tenebrosa“.

El camino, casi en línea recta, avanza hacia la punta del sur, contornea la bahía y finalmente se dirige al Cabo de San Vicente. El viento, fortísimo, no impide que lleguemos a nuestro destino. El viajero no puede avanzar más. FIN. Sólo tiene la opción volver por el mismo camino. Allí delante, varias decenas de metros en vertical nos separan del mar. Las olas arrecian sobre los farallones allá abajo, rítmicamente, como en una película. Mientras el sol cae, el viajero se va dando cuenta de que está en uno de los extremos de la Península Ibérica, emocionándolo durante unos instantes.

Atardecer en el Fin de la Tierra

Atardecer

Fin de la Tierra

Cabo San Vicente

 

 

 

 

 

 

Atardecer en Cabo de Sâo Vicente

Atardecer en Cabo de Sâo Vicente

Una  mezcolanza de adoradores del sol poniente nos encontramos reunidos en la barbilla de la Península: surfistas que vienen a terminar su jornada de olas y mar,  hipsters viajeros, mochileros inveterados, parejas nórdicas maduras que viajan con autocaravanas gigantescas, jovenzuelos adictos a los selfies y algún pícaro que, aprovechando la coyuntura, anda al despiste de llevarse algún “regalo” de las motos… El sol baja poco a poco, cambiando la luz que nos rodea. No termina de ocultarse por la línea que marca el mar, pero aun con todo, la bola bermeja se despide de nuestra latitud con porte y distinción. Mañana volverá a salir por el lado contrario.

Costa Vicentina (Praia do S. Telheiro)

Costa Vicentina (Praia do S. Telheiro)

El Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina esconde una gran cantidad de tesoros por descubrir. Quizá su secreto sea que es el lugar donde Europa se despide de la tierra para encontrarse con el océano. O que la naturaleza no ha podido ser dominada por completo. O que sea un lugar donde el Atlántico haga honor a su nombre, y te intimide con su azul exuberancia, su manto de humedad y su viento céfiro. La Costa Vicentina tiene varios capitanes: el viento constante, la luz prístina, las olas persistentes, los acantilados imposibles, las playas solitarias y los caminos solitarios. Estar aquí es un premio. Hasta las calas como la de Praia do São Telheiro o la de Ponta Ruiva, parecen darnos la bienvenida con esa forma de sonrisa permanente.

Costa Vicentina (Praia da Ponta Ruiva)

Costa Vicentina (Praia da Ponta Ruiva)

Debido a que es el acantilado más alto de la región con más de 150 metros de altura, la Torre de Aspa es un reclamo importante, sobre todo para los “airgam boys exploradores” como nosotros. Las vistas desde lo alto son su mayor atracción. Al ser un día despejado, conseguimos ver entre la neblina matutina el Cabo de São Vicente hacia el sur y, hacia el norte, las cercanas playas de Castelejo y Cordama rodeadas de acantilados de color negro, y al fondo, la Punta da Carrapateira, nuestro próximo destino.

Costa Vicentina desde Torre de Aspa (Praia do Castelejo / Praia do Cordama)

Costa Vicentina desde Torre de Aspa. Praia do Castelejo y Praia do Cordama.

Un camino circular de arena y piedras rodea el cabo, comunicando la praia de Amado y la de Bordeira. Desde que hemos salido esta mañana de Sagres , tras el “english breakfast”, hemos hecho 15 km en línea recta en el mapa pero más de 50 por pistas; cosas de las calaveradas que nos proponemos… Ahora toca disfrutar del bacalhãu de Casa do Cabrita en Carrapateira, recomendado por la versión portuguesa del PAP(*) y gestionada por nuestro gurú en estas lides, Pluto. Llegan los motociclistas, y como siempre que nos hemos de organizar, se convierte en el camarote de los hermanos Marx, pero en vez de “dos huevos duros”, nos ponga “medio kilo de percebes”.

(*) Pedir Aos Compatriotas

Costa Vicentina (Praia do S. Telheiro)

Costa Vicentina (Praia do S. Telheiro)

Nos hemos quedado con las ganas, y volvemos a rodear la Punta de Carrapateira. Paramos a contemplar los acantilados, playas y calas. Mientras hacemos fotos, desde la línea de costa aparece una magra figura enfundada en un raído traje de neopreno, piel atezada, pulseras de conchas, rastas canosas anudadas en el cogote y un saco a la espalda con aparejos de pesca. Nos enseña su cena de esta noche: un par de doradas, que acaba de pescar con sus propias manos, serán preparadas a la brasa. Se le nota satisfecho, no necesita nada más; en todo caso, supone el viajero, una botella de vinho verde y, según él mismo nos comenta un “porro”. Lo que pensaba el viajero, la libertad en persona…

Ponta da Carrapateira

Suzuki Van Van Costa Vicentina

Ponta da Carrapateira

Suzuki Van Van Ponta Carrapateira

Ponta da Carrapateira

Suzuki Van Van Ponta Carrapateira

Ponta da Carrapateira

Suzuki Van Van Costa Vicentina

 

Nos tenemos que buscar la vida en la zona de Aljezur. Pensando que la zona no era muy turística, y que está algo alejada de la costa, fuimos un poco a la aventura. Pero resulta que los dos pequeños hoteles de Aljezur están ocupados. Millardos de mochileros, campistas y “caravaners”, fundamentalmente ingleses y del norte de Europa vagan por estos caminos. Supongo que para ellos estas tierras serán como para nosotros Cabo Norte: el final del continente pero por el lado sur, con más luz, más sol y menos borrascas. Preguntando por el pueblo, resulta que un parroquiano conoce a un paisano, que conoce a un amigo que regenta un hostel. Solo tenemos que esperar tomando una “Sagres” o una preta “Super Bock”, hasta que aparezca Joe y nos lleve a su albergue, en Aljezur. Muy populares en toda Europa -menos en España-, estos hostels, se caracterizan por lo barato de sus precios, las habitaciones compartidas tipo barracón y su rozagante ambiente, que se suitúa entre las “convivencias de los Escolapios” y un “barracón de la mili de reemplazo”.

Nos despedimos del Atlántico en Praia de Arrifana. Un gran bahía en primer plano y estratos de pizarra aquí y allá, dibujan un serpenteante escenario de acantilados. Sentados en una terraza, nos golpea el viento el viento racheado, mientras observamos como la costa va desapareciendo poco a poco, hacia el Sur.

Praia de Arrifana

Praia de Arrifana)

 

Nos vemos en el siguiente post

Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un sitio web WordPress.com.