Maestrazgo (1). Las tierras arrugadas

Entre páramos, barrancos, cárcavas y valles, me vienen a la memoria recuerdos de otros viajes. Un gigante ha arrugado un mapa por donde, dos vagabundos vamos empapándonos de estas tierras, en las que en su soledad está la magia. El Maestrazgo debe su nombre a los maestres de las órdenes militares del Temple y de San Juan que se repartieron su dominio en la Edad Media. Han sido tierras ricas, por tanto. Riquezas que ahora no se valoran.

Desde Teruel (otra vez inicio de ruta y de alegría de reencuentro con Juantxi) nos encaminamos a Cantavieja, capital administrativa del Maestrazgo aragonés. Antes nos acercamos a Valdelinares, pueblo mas alto de España. Comenzamos a darnos cuenta de la sobriedad del paisaje que nos acompañará en los próximos días: roquedos, pedregales y bosques conforman su estructura esencial.

Pino Escobón

Pino Escobón

Cerca de allí, no dejamos de ir a saludar al Pino Escobón, un ejemplar único en la comarca. Único y majestuoso… Misterios de la Naturaleza. Esa Naturaleza que por aquí no se anda con chiquitas; a pesar de estar rodando en julio, el cielo se muestra colérico, enojado y quiere caer, con rayos incluidos, sobre los pocos humanoides (motociclistas y ciclistas) que andamos por los barrancos entre Valdelinares y Cantavieja. Un paisano en Fortanete, no ha podido dejar de asomarse a su ventana a ver a dos botarates motorizados aparecer por los arrabales. Nos anima a seguir hacia Cantavieja, augurándonos que no nos mojaremos. El suelo es un desfile de riachuelos, pero nuestro particular hombre del tiempo acierta de pleno a pesar de que los cielos siguen brunos.

Una carretera tobogán nos conduce a Mirambel, un pueblo recogido en sí mismo. Una muralla a su alrededor parece proteger la atracción de sus callejuelas empedradas, como si no quisiera ser desenmascarada. Nos adentramos en sus rúas dignas de película y un cielo encapotado, gris plomo, pone una nota enigmática más a la escena.

Mirambel

Mirambel

Desde la última vez que pasamos por aquí, ha habido grandes arreglos en algunas carreteras. Este hecho quita el glamour de estar rodando por un lugar remoto e inexplorado. Supongo que los heroicos lugareños que habitan aquí, no opinen lo mismo que los aventureros de pacotilla que pasamos por estas tierras solo por afición.

Nuestro siguiente destino en el arrugado paisaje es Tronchón. Otra población típicamente de Maestrazgo: replegada sobre sí misma. Sólo los gatos, literalmente, salen a saludarnos y agradecemos la soledad y el silencio de sus callejuelas. Soledad y silencio que intentamos romper los mínimo posible con nuestras “amotillos”.

Tronchón

Tronchón

Gato curioso

Gato curioso en Tronchón

Atravesamos las sierras, la mayor parte de las veces sorteando la accidentada orografía sembrada de profundos barrancos. Pasada la población de Villarluengo, encaramada a una pared, nos encaminanos hacia los Órganos de Montoro, un conjunto de estratos calcareos que conforman un espectacular farallón, y que asemejan a unos tubos de órgano de grandes proporciones, de ahí la denominación del lugar.

Órganos de Motoro (no del ministro)

Órganos de Motoro (no del ministro)

Rodeando barrancadas, con alguna masía perdida observándonos desde las lindes del camino, vamos encaminándonos hacia el norte. El embalse de Santolea, con sus aguas turquesas es una buena despedida al día. Finalmente desde Cuevas de Cañart, nos acercamos a Castellote, donde reposaremos nuestros maltratados traseros. Las carreteras bacheadas han hecho su trabajo de una manera concienzuda.

Embalse de Santolea (admirando las aguas turquesas)

Embalse de Santolea (admirando las aguas turquesas)

El Maestrazgo se ha mostrado por hoy seco, escarpado, rocoso, pero finalmente generoso con nosotros.

Anuncios
Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Viajar con 125 cc, Videos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Maestrazgo (1). Las tierras arrugadas

  1. eduardo

    Como siempre Clay , tus escapadas son un ejemplo de como descubrir sitios magnificos y como viajar sin muchos caballos en la montura,se me hacen cortas,gracias por compartirlas.

  2. Anita Hernández

    Hola Clay, yo tambien viajo con una 125, y se puede llegar a cualquier sitio. Y unos de los lugares que más me fascinó fue el pantanlo de Santolea. Es espectacular lo que tenemos aquí, y viajar “slowly” mola mucho. Es la primera vez que veo tu blog, pero a partir de ahora te seguiré en tus rutas. Un saludo Vsss

    • ClayR

      Hola Anita.
      ¡Me alegro que te guste el blog ¡Bienvenida!
      Si, no sabemos lo que se esconde aquí al lado, haya que nos damos un garbeo con la moto!
      ¡Gracias por tus comentarios! Y nos vemos por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: