Pirineos Huesca. Chisagües y Urdiceto

Antes de volver a tierras patrias, decidimos a hacer una paradilla, tras volvernos micos repostando en esas gasolineras sin gasolineros, tan típicas del país vecino. Elegimos el cafetín con menos glamour al sur de Paris… No importa, nos sirve para descansar un rato nuestros húmedos huesos y contactar vía whasaap con Vangel, que nos espera al otro lado de la frontera…

Tras cruzar la línea fronteriza, vuelve el sol de nuevo al firmamento. !Juro que nunca más volveré a pasar hambre! Media hora bajo el astro rey y volvemos a coger fuerzas. Bueno, eso y unas birras y unas tapitas como Dios manda al llegar a Parzán.

Estaba aburrido de moto, pero entre Vangel y Juli, me convencen de dar un paseillo antes de cenar. Vangel, el sherpa de las huescas, nos tenía preparado un buen fin de fiesta después del “bluff” de todo el día de nieblas y brumas. Se le nota que tiene ganas de rock’n’roll.

Collado de Chisagües

Collado de Chisagües

Nos lleva al hacia Chisagües y como quien no quiere la cosa, atraviesas un pqueño valle, te encalomas a un collado y, de repente, te encuentras en el risco de la sierra… Todo un placer antes de volver al hostal de Parzán a degustar de los placeres culinarios de pirineo oscense.

Collado de Chisagües

Collado de Chisagües

Collado de Chisagües

De nuevo, me hubiera arrepentido de veras de no haber cogido la moto al atardecer…

A la mañana siguiente, antes de volver a la madriguera, nos enfrentamos a otra de las cuentas pendientes pirenaicas que tenía marcadas en mi lista: subir a Urdiceto.

A pesar de que fue necesario recurrir en muchos casos a marchas bajas, la subida tiene unas vistas impresionantes. Al final de la senda, un paisaje de película nos recibe: el refugio y el ibón rodeado de montañas rojizas y verdes, con nieves perpetuas… Juli dice que la próxima vez nos quedamos allí a pernoctar, pero solo si nos agenciamos chacinería de lugar, como viandas de campaña…

Lago de Urdiceto

Lago de Urdiceto

Seguimos con el entrenamiento alpino, con una bajada de vértigo hacia el fondo de la angostura. Nos despedimos del Valle de la Pineta, rodando como posesos por la carretera de Bielsa hacia Ainsa. Boltaña, Fiscal, Sabiñanigo, Jaca y nos vamos despidiendo de los Pirineos… Que pena no tener más tiempo para perderse por estos lugares!

Una nueva aventura pirenaica que nos llevamos en el zurrón… Volveremos pronto, pardiez!

Lago de Urdiceto

Lago de Urdiceto

Anuncios
Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Viajar con 125 cc, Videos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: