Pirineos. Comarca del Sobrarbe

 

Partimos de Morella una vez terminado nuestro Camino del Cid, enfilando nuestras ruedas hacia los Pirineos, siempre en nuestro norte particular. A través del Maestrazgo y cruzando el desierto de los Monegros por Bujaraloz, Sariñena, hasta llegar a Barbastro. Contemplando como cambia el paisaje, vamos completando parte de la Ruta 66 aragonesa. La carretera que bordea los embalses de Grado y Mediano, nos dan la bienvenida a los Pirineos; siempre da gusto rutear por estas tierras. Decidimos realizar el campamento base en el camping de Boltaña, para rutear toda la Comarca del Sobrarbe.

Nuestra primera incursión es el valle de Benasque, hasta Llanos del Hospital, bajo un cielo amenazante, pero que nos da tregua. Septiembre siempre comienza con tormentas por estas tierras, y esta vez no va a ser la excepción. Tenemos la mala costumbre de que cuando miramos los mapas buscamos carreteras olvidadas, y escogemos una entre Chía y Plan. Se trata de una pista que comunica los valles de Benasque y Bielsa, a través del puerto de Sahún. Las vistas son inmejorables desde el Refugio de Madarretas, y nos da tiempo a apreciar que la borrasca está cerca. Nos llenamos de orgullo y satisfacción cuando conseguimos llegar a Plan, pero el cuerpo también necesita de otros alimentos y agradecemos una buena comida, mientras un minino se arremolina alrededor de nuestra mesa, a ver si cae algo… Mientras terminamos la pitanza, el chubasco nos deja las motos limpias, limpias, como salidas del concesionario…

La gozamos en la bajada desde Plan a Salinas de Bielsa a través de una carreterilla con varios túneles escavados en la roca y bordeando la garganta; en su tramo final, la tormenta nos espera, y batimos el record mundial de rapidez en ponernos el traje de agua. Queríamos acercarnos al Valle de Pineta , pero tras dos infructuosos intentos de subida y a pesar de una ventana de buen tiempo entre ambos, decidimos volvernos a Boltaña, como si el gigante Silvan de la Peña no quisiera que vagáramos por sus reinos.

Nos levantamos bien pronto para rutear (una vez más) el Cañón de Añisclo. Varias veces he pasado por aquí y siempre hay sensaciones diferentes. Las paradas de rigor para hacer fotos y justo al terminar la ruta del cañón, el cielo cae sobre nosotros de camino a Fanlo. Acudimos a refugiarnos a Nerín, pero nos vamos dando cuenta de que esto no es una borrasca, sino un frente en toda su extensión, así que nos resignamos a ir buceando hasta que se termine la lluvia. Quiso la naturaleza que dicha circunstancia se diera en Biescas, así que pasamos el Puerto del Cotefablo con tubo de snorkel incluido. Nos alejamos de los Pirineos y mañana nos acercaremos a saludar al bandido Sanchicorrota, pero antes debo regresar a Biescas que se me ha olvidado la bolsa sobredepósito. ¡Ay, señor! ¡Qué cabeza!

 

Anuncios
Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc, Videos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: