Camino del Cid (I). El destierro

Hay varias formas de disfrutar los viajes; una de ellas es recordándolo. Esto que empiezas a leer, amigo lector, se trata de una crónica de una pequeña incursión por el recorrido del Camino del Cid, realizada en septiembre de 2015. De los 2000 km aproximadamente que cuenta en todos su itinerario (incluyendo ramales y rutas circulares) realicé unos 800 km sin seguir al pie de la letra el recorrido exacto por problemas de agenda. La ruta merece ser realizada en su totalidad y con tiempo suficiente para disfrutar de todas sus singularidades.

El Camino atraviesa ocho provincias (Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante) y cuatro comunidades autónomas (Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana) del interior peninsular. Muchos de los lugares por donde transcurre, son los más despoblados del país. De tal modo que se puede disfrutar de la soledad de la carretera con el soniquete debajo del casco: “¿que coñe hago yo aquí, en moto, en pleno agosto, a las 5 de la tarde, a más de 40 grados al sol, y con una tormenta que me persigue?” Pues es muy fácil: disfrutar de que sigues vivo, ¡melón!

Primer día. Parte de “El Destierro”.

Grisacea en la Legua 0

Me acerco desde Poza de la Sal hacia Burgos, con el cielo limpio de nubes, después de difuminarse la niebla matutina que me ha acompañado unos kilómetros por el valle del Ebro en La Rioja. Me dispongo a comenzar el camino en si, y llego a Vivar del Cid. Me apetece mucho sellar el salvoconducto en el primer punto de la ruta. Dicho documento se puede conseguir en las oficinas de Turismo y se puede ir sellando, a modo de recuerdo por los pueblicos, villas y ciudades donde pasas. Hay más de 350 puntos de sellado (oficinas de turismo, hoteles, albergues y bares) y sirve, como reza su inscripción, para:

«andar y viajar a salvo por las tierras y reynos que yo,

Rodrigo, caminare e viere e conosciere».

Cada sello tiene un diseño único y diferente, con alguna referencia a la historia de la población, como iremos viendo. Lo bueno es que muchos de los lugares de sellado son el único bar del pueblo, con lo que ya tienes la conversación asegurada… Bueno, pues como iba diciendo, el primer punto de sellado está cerrado; es un bar y es un sábado a media mañana… No digo más. Durante el resto de la ruta no tendría mayores problemas para conseguir los sellados, salvo en un lugar en el centro de Teruel, como veremos más tarde.

Desde aquí me aproximo a Burgos, la urbe más grande por donde pasaré en mi particular Camino del Cid pero aun con todo, da gusto rodar por estas pequeñas ciudades, sin miedo a perderse en ellas y tomar salidas equivocadas. Es sábado de finales agosto a media tarde, y no hay tráfico por las calles. Desde una esquinita Grisácea posa con timidez con la catedral de Burgos al fondo, ya que el acceso solo puede hacerse a pie. Superada la  tentación de abandonarse a una siesta bajo la sombra de los sauces del paseo del Espolón, paso junto a la Glera, donde dicen que se situó el campamento del Cid antes de su Destierro. Cruzando por el puente de San Pablo la ruta me lleva hasta la estatua ecuestre del Mio Cid.

Burgos. La Catedral

Estatua del Cid. Burgos

Salimos de Burgos camino del destierro y nos dirigimos hacia la zona del Monasterio de San Pedro Cardeña, otro de los los puntos de sellado que me más me interesaba por sus características: la abadía se encuentra escondida en una ensenada entre los árboles, siendo el “abate” portero el que nos pone el sello en el salvocoducto. Charlamos un pequeño momento sobre la vida monacal, y me despide amablemente diciendo que rezarán mucho por mí para tener un buen camino. Le respondo que al menos recen para que no me pillen las tormentas que están arremolinándose por los alrededores. Alguno me dijo que por caridad cristiana pidiera un chupito de Tizona, pero los licores etílicos a media tarde, con 40º a la sombra y conduciendo en moto no son de lo más recomendable.

Totalmente despoblado de paisanos me recibe la zona que circunda la Sierra de Mamblas. Carreteras cuaternarias y de cuando en cuando, un cartel informativo de color granate con la cara ceñuda del señor de Vivar señala el rumbo a seguir. Paro en la ermita de Quintanilla de las Viñas para contemplar más de mil años de historia en sus lienzos de piedra. Una parada en Mecerreyes, hoy de fiestas patronales; y el sellado se hace en un bar (¡tiri, tiri, tiri…!): ¿de donde vienes?, ¿a donde vas?, ¿¡con esa moto?!, ¡pues si que mola, aunque solo sea de 125…! A la afueras del pueblo imposible no toparse con la silueta de la estatua del Mio Cid. Unas fotos y grabaciones, vigilado atentamente por las abuelas que por allí paseaban. ¿Qué hará el muchacho ese?

Covarrubias, Cuna de Castilla. Varios lugares de esta villa son merecedores de una buena foto: el Torreón de Doña Urraca, la casa de Doña Sancha, el Arco, la Colegiata, el puente que salva el Arlanza y en general, cualquier rincón de sus callejuelas… Sencillas son las viandas que me ponen encima de la mesa en el Restaurante Galín; sencillas pero excelentes: una ensalada, morcilla de Burgos, chuletillas de cordero y un buen tinto de Rivera del Arlanza. Y digo yo: esto ya lo conocerían en la época del Cid, ¿no? La gente está de juerga, tomando vinos por las calles, cuando de repente se abre el cielo y cae una buena tormenta que refresca el ambiente y despeja las calles. Me acerco al hotel a descansar, con la tontería me he cascado hoy 300 km bajo el sol de Castilla La Vieja.

Mecerreyes. Rendiendo pleitesía a Mio Cid

Anuncios
Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: