Suzuki Van Van Morocco (3). Atravesando el Moyen Atlas, hasta la puerta del Desierto

Hacia el Desierto

Continuamos viaje camino hacia el Moyen Atlas (Atlas Medio) siguiendo la ruta de la carretera N-13 hacia el sur de Marruecos. Desde Meknés, la carretera convertida en autovía, atraviesa campos de cultivo plagados de olivares, con el aire impregnado con olor a almazara. También están presentes los viñedos; ya habíamos oído hablar de que se producía vino en Marruecos, aunque es difícil encontrarlo en restaurantes y bares fuera de las rutas más turísticas, además en muchos casos los preceptos religiosos hacen que en muchos sitios el dueño decida no vender nada de alcohol.

Poco a poco vamos ascendiendo hacia el Moyen Atlas, y una vez pasado Azrou, nos encaminamos a la zona de bosques de cedros. Por esta carretera la extensión de cedros tan solo es una franja de arbolado de unos pocos kilómetros, por lo que disfrutamos poco tiempo de su espectacularidad, así que se nos queda en el tintero hacer una visita a Ifrane y al Cedre Gouraud. Como siempre con prisas: “la prisa mata”, como dicen nuestros vecinos. No se si mata, pero te impide disfrutar más de la ruta y poder hacer más paradas para contemplar el paisaje y mezclarte con el paisanaje. Aún con todo, en la zona de los cedros pudimos ver algún macaco de berbería… y sin necesidad de estar en campaña electoral. Comenzamos a encontrarnos con algunos moteros, muchos de ellos españoles. En este caso, un grupo de Goldwings y grandes motos, que se quedaron sorprendidos de nuestras pequeñas (pero no por eso menos valientes) monturas.

Unos kilómetros más adelante, en el recorrido de la carretera N-13, te encuentras con el denominado Paisaje de Ito, un mirador donde se puede observar una despejada y estupenda vista del Atlas Medio. Ya se empiezan a ver vendedores de fósiles, camellos en miniatura labrados en piedra o adornos pulidos en roca con tonos y coloridos tan espectaculares que puedes dudar de que sean naturales.

Vistas desde el Paisaje de Ito

Una vez vamos descendiendo desde el Atlas Medio, el paisaje comienza a ser semiárido, con grandes explanadas donde aún se aprecia algo de vegetación. Decidimos pararnos a comer en la localidad de Zaida, donde Ibrahim (un nuevo amigo en esta ciudad), nos enseñó su colección de fósiles y tras el arte del regateo y compra, nos aconsejó que comiéramos allí mismo. Tajine como no podría ser de otra manera. Este recipiente de barro donde primero se sofríen y luego se cocinan a fuego lento los alimentos, está presente en casi todas los fogones donde paramos. Más tarde a lo largo de los días iríamos descubriendo otras delicias gastronómicas de la cocina de Marruecos.

Zaida

Tizi N´Talghaumt

Según vas bajando hacia el sur, la mole del Grand Atlas desvía tu camino algo hacia el este; es el precio que te hace pagar para poder traspasar la cordillera. Todavía nos quedaba coronar el Tizi N´Talghaumt (1.907 metros), que fue una pequeña ilusión de vegetación antes de la llegada definitiva a la zona desértica. Tras pasar el algo decepcionante por lo pequeño, “Túnel del Legionario”, entramos en las Gorgues du Ziz, con sus palmerales a pie de oued (río). El “Valle de los Faraones”, como lo definió algún vanvanero. No será tan fastuoso como los valles egipcios o como sus homólogas marroquís Gorgues du Dadés y Todra, pero tiene la belleza especial y suficiente para darte la bienvenida a la zona desértica del sur de Marruecos.

Gorgues du Ziz

Pasando por el Desfiladero del Oued Ziz, sufrimos un percance médico: un compañero de ruta fue molestado por una abeja. Al principio parecía una picadura sin más complicación, pero a lo largo de las horas descubrimos la maldad de la “Víspula de las Gorgues du Ziz”. La pierna se le fue poniendo de un intenso rojo carmesí acompañado de ampollas y costras melicéricas, por lo que a la noche hubo que echar mano del botiquín que habíamos preparado, para que tomara unos antibióticos junto con antiinflamatorios durante unos días.

Er- Rachidia

A la llegada a Er-Rachidia (Ar-Rashidia) y como casi siempre en cada parada, algún lugareño se acerca al grupo y en más o menos mejor o peor español, comienza una conversación: primero “de dónde venís – hacia dónde vais”, seguidamente te comenta que estuvo trabajando en España (“pero la crisis del ladrillo…”) o te comenta alguna anécdota sobre alguno del grupo: descubrimos que un paisano maño, que vive en Cuenca tiene ascendientes con los bereberes, todo ello solo por el aspecto físico. Normalmente se ofrecerá amablemente a aconsejarte un lugar para comer o para alojarte ese día. La verdad es que muchos de los días no teníamos hotel reservado y en las ocasiones que hemos confiado en la ayuda de los lugareños, nos habrán enredado o no, pero siempre hemos conseguido un buen restaurante o alojamiento. En este caso, Abdul un magrebí que según nos dijo, había trabajado en Valencia y que ahora se encontraba en Holanda, nos guió por Er-Rachidia para instalarnos en Kasbah Aferdou.

Se trata de un hotel con piscina y restaurante, algo así como lo conocemos por aquí como un hotel “todo incluido”, adaptado a los gustos europeos, pero con un toque berebere. Allí pudimos disfrutar de un buen baño, con alguna que otra Special. Para la cena elegimos unas brochetas de carne a la brasa (los típicos pinchos morunos) y probamos el anteriormente mencionado vino marroquí. Para finalizar la comanda, como en otras ocasiones a lo largo del viaje, nos sirvieron uno de los postres más típicos del país: naranjas cortadas en rodajas y espolvoreadas con canela; toda una sencilla y refrescante delicia.

El cansancio se va acumulando y nos vamos pronto a las habitaciones a descansar. Los tapones para los oídos van cumpliendo su misión, pero en ocasiones resultan insuficientes… De todas maneras, hoy tenemos un motivo de importancia para desvelarnos: ¡mañana nos espera el desierto!

Soñando con el Sáhara

 

Video resumen de los tres últimos días:

 

Nos vemos en el próximo post…

Anuncios
Categorías: Crónicas de rutas, Fotos, Rutas en moto, Viajar con 125 cc, Videos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: